El dedazo tardío

Una de las cuestiones más peliagudas para todo gobernante es cómo deshacerse de sus excedentes, cómo decir a uno de sus fieles: «He decidido prescindir de tus servicios», sin emplear siquiera uno de esos deliciosos eufemismos construidos ad hoc: «Te agradezco los servicios prestados».

No importa el grado de poder del gobernante. Franco y Felipe González tenían un problema parecido para afrontar las crisis. El dictador inventó la figura del motorista, que aún funciona como metáfora de la destitución. Se cuenta que en cierta ocasión recibió la visita de un ministro amigo que fue a quejarse, a lo que respondió con su legendario empleo de la alteridad: «Desengáñese, amigo mío, ¡que vienen a por nosotros! ¡Que vienen a por nosotros!». Un socialista de primera hora fue a La Moncloa a exponer a Felipe su protesta por darle la cuenta. Felipe le dio tal explicación que el hombre creyó que había sido confirmado.

Dicen que el tiburón cierra piadosamente los ojos al atacar a su víctima, pero debe de ser una leyenda marítima. Contaba el socialista José Ramón Recalde que, detenido en los años 60, fue víctima de una paliza considerable por uno de sus carceleros. Entonces, contaba, «recordé una frase de Sartre sobre lo insoportable que le resultaba al torturador sostener la mirada al torturado. Y me puse a mirarle a los ojos. ‘Chulo’, me gritó, y me pegó con renovados bríos. Entonces pensé que aquel señor no había leído a Sartre y volví a bajar la mirada».

Mariano Rajoy muestra el mismo pánico a las crisis de Gobierno. O a las listas, ese «quítate tú para poner a este». Los demás partidos habían adoptado las primarias para soslayar la imagen prepotente y ominosa del dedazo.

Esto no quita para que en las primarias se introduzcan de vez en cuando elementos que las desvirtúan, fíjense en el Simancasway para sustituir a Tomás Gómez por Ángel Gabilondo o en el caso de Tania Vaciamadrid, a quien le gustó tanto ese lance en IU, que renunció a la candidatura para poder ganar otras primarias con Podemos y Asociados.

De Rajoy siempre han destacado los suyos su frialdad letal en el manejo de los tiempos, pero está llevando la guerra de nervios hasta unos extremos que se le va a pasar el arroz. Mariano, que es para hoy, le están diciendo desde su partido y desde la prensa amiga.

Seguramente piensa que el empeño de Ignacio González, que no sabe si debe temer más a amigos o a enemigos, es un incordio, pero por lo visto hasta ahora parece que confía en que los inconvenientes se aparten solos. Hay lío en Madrid sin que haya confirmado ni descartado a Esperanza Aguirre, tiene guerra abierta en Murcia y en Valencia, y una decisión que tomar en Canarias.

Y sin embargo, cabe que tenga razón el presidente. Para qué las prisas. Fíjense, por ejemplo, en lo tempranamente que designó candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Juan Manuel Moreno Bonilla, que, en acertada sentencia de Antonio Burgos, «tiene nombre de árbitro de primera división». Un servidor recuerda haber escrito que iba a parecer un pobre piolín frente a una gataza como Susana Díaz, que se lo zamparía de un bocado, para hacer después un provechito y dejar un par de plumas flotando a la orillita del Guadalquivir.

Tal vez en esta reflexión esté el secreto para conjurar el desencanto: hacer listas-sorpresa en todas las candidaturas, mantener en secreto los nombres de los candidatos hasta la jornada de reflexión. Cuanto más los conozcamos hay más riesgo de que destiñan.

Publicado en Sin categoría

Inquilino o propietario

Si Neruda hubiera escrito ahora su Tercera Residencia no habría asociado el nombre de España tanto a la pobreza como a la corrupción: «La corrupción era por España / como caballos llenos de humo / como piedras caídas del manantial de la desventura», etcétera. Ningún mal español es tan transversal como el que nos ocupa. ¡Y de verticalidad!: desde la altiva princesa (dicho sea sin ánimo de señalar) a la que pesca en ruin barca, desde el ático del presidente hasta el semisótano que a ustedes se les ocurra.

Es ya un asunto que tiene recorrido el ático marbellí del presidente de la Comunidad de Madrid, comprado por un testaferro profesional, que eso es una profesión y no la de periodista. Niño, ¿tú qué quieres ser de mayor? Yo, testaferro. No se me ocurre mejor respuesta desde que leí la de aquel personaje barojiano, el abad de la colegiata en El mayorazgo de Labraz, a quien le hacían la misma pregunta, y respondía: «Yo, cerdo», y cuando le preguntaban la razón, explicaba: «Para comerme las manos».

Bueno, pues el testaferro de nuestra historia se llama en el siglo Rudy Valner y adquirió un ático de 500 metros en Marbella mediante una sociedad constituida ad hoc días antes, Coast Investors, en Delaware. Luego suscribió un contrato de alquiler con el entonces vicepresidente y su mujer, aunque –sostiene la Policía– dicho contrato es ficticio y oculta el hecho de que González es el verdadero propietario y no la empresa de Valner.

La cuestión es que un informe de la Dirección General de la Policía al Juzgado de Instrucción nº 47 de Madrid sostiene que a finales de noviembre de 2011, nueve días después de las elecciones que llevaron al PP al Gobierno, el propietario/inquilino (táchese lo que no proceda) convocó una reunión con varios mandos policiales en una cafetería de la Puerta del Sol para pedirles que no trascendiera su condición de inquilino de una sociedad radicada en un paraíso fiscal.

Uno no acaba de ver el valor probatorio del testimonio del responsable de mantenimiento de la urbanización, ni siquiera la pertinencia de que figure en un informe policial un comadreo como éste: «Ante la pregunta de que si estaba de alquiler, respondió: ‘Eso dice él, pero el piso es suyo’», agrega la nota. «Al preguntarle por qué estaba tan seguro, dijo que no podía demostrarlo pero que se sabía por la forma de comportarse tanto él como su mujer».

Recuerden el centenar largo de portadas de los trajes de Camps. Total pa’na. Es un mal asunto para González, en puertas de las autonómicas de mayo. Los casos de corrupción sólo sirven para que se ajusten cuentas los candidatos y se provean de argumentarios de campaña, pero nunca para que los implicados hagan propósito de la enmienda. Ya verán qué jugo le va sacar a esto Tania Vaciamadrid.

Publicado en Sin categoría

Homs, contra el Constitucional

Quico Homs es, sin duda, uno de los personajes más fascinantes de la vida política española. Hace de cada comparecencia un happening. Pena que no sea politólogo para alcanzar la perfección. Español a fuer de catalán (cosas más raras se han visto; Prieto se proclamaba socialista a fuer de liberal), ha aportado a la política análogo sentido creativo al que puso Ferrán Adrià en la renovación de la cocina.

Tengo ya contado que en las primeras elecciones municipales (1979) hubo en Sant Feliu una candidatura –no sé si llegó a partido–, llamada Progresistas y Galantes, cuyo programa preveía desviar el curso del Llobregat para hacerlo pasar por la calle principal y permitir que los vecinos pasearan en barca los domingos por la mañana. No iban a ser los madrileños los únicos en tener esa posibilidad en el Retiro.

Me acuerdo de ellos cada vez que veo a Homs y a su mandante, tan gallardos, tan ufanos, que el gozo les revienta por las cinchas del caballo. Si la cosa con la Justicia le fuera muy mal a su partido, condenaran al fundador y a la parentela, les embargaran las sedes y algún juez empezara a pensar en la dificultad de imaginar que un político que ejerció de primer consejero, y consejero de Política Territorial y Obras Públicas y de Economía y Finanzas durante los años dorados del corretaje, ni siquiera llegara a olerse el 3%, a pesar de que le diera pistas Maragall.

Total, que Quico anunció que va a pedir un informe al Consejo de la Transición Nacional para enviar a Europa la sentencia del TC, para que se enteren de hasta dónde pueden llegar los españoles para impedirles decidir y la baja calidad de la democracia española. Añadió que no esperan respuesta de la Unión Europea y minimizó razonadamente la importancia de que el Constitucional tumbara por unanimidad la consulta del 9-N, incluidos los dos magistrados catalanes.

De sobra saben Quico y su señor que hay catalanes que en el fondo no son otra cosa que españoles en esencia. Por ejemplo, los miembros del Consell de Garanties Estatutaries, unos españolazos que acaban de dictaminar, sin que Quico pudiera remediarlo, que la mayoría de las estructuras de Estado que CiU y Esquerra Republicana de Catalunya pactaron son contrarias a la Constitución y «no encuentran amparo» en el Estatut. No teníamos bastante con un Tribunal Constitucional y ahora tenemos dos.

Homs debería vencer sus tentaciones melancólicas y presentar un recurso ante el juez Santiago Vidal; no importa que ayer fuera suspendido por tres años por redactar una Constitución para la independencia de Cataluña. Ya antes había sido expulsado Pasqual Estevill, un juez que armonizaba tan bien con el paisaje moral que se privatizó el concepto de prisión eludible bajo fianza. Tres años, qué menos, por el sacrilegio de su oficio. Que un juez redacte un texto ilegal es como si monseñor Sistach, un suponer, publicara una guía de prostíbulos de Barcelona.

Ya lo había explicado con ejemplar laconismo y notable polisemia Marta Ferrusola: «Cataluña no se merece esto». Y esta pareja, ¿no se cansa aún de hacer el ridículo?

Publicado en Sin categoría

El último debate

«Tres millones de empleos es el nombre del autor de este poema», podría haber empezado su discurso Mariano Rajoy, parafraseando a Maiakovski. Lo dijo tres veces al final de su discurso, y lo repitió la vicepresidenta al término de la sesión de la mañana.

Es tradición que los presidentes del Gobierno ganen los debates. El reglamento les permite más tiempo y cierran los duetos. No sé si tener más tiempo supone ventaja o una soga más larga para ahorcarse. Hay que decir en todo caso que Rajoy pareció no querer prevalerse de la ventaja. Quizá por eso repetía tres veces cada concepto. El objetivo de los tres millones de empleos, un suponer.

Este debate era el estreno de Sánchez y el canto de cisne del bipartidismo. Había un barrunto de aire nuevo y se echaba de menos a los que aún son extraparlamentarios: Podemos y Ciudadanos, quizá porque en España las encuestas son institucionalmente más relevantes que la adjudicación de escaños a los votos vía D’Hondt.

La prueba de la agonía del bipartidismo es que sus máximos representantes invocaron a Podemos. Tenía razón Rajoy en su optimismo contenido, aunque no citó el aumento espectacular de la deuda bajo su Gobierno: del 69,2% del PIB al 97,6%. El presidente dedicó casi tanto tiempo a hablar de Grecia como de España y a invocar la figura del ausente, bien con cita nominal, bien con su alerta «contra los vendedores de remedios mágicos». También dejó un recado contra C’s, vía Garicano, al recrearse en los que nos «empujaban para que pidiéramos el rescate». Sánchez se situó en la mediatriz entre Rajoy e Iglesias, in medio virtus.

Se estrenó Sánchez y lo hizo con soltura, garbo y gracia expresiva. Lástima que los datos no le acompañaran, que sus únicas propuestas fueran promesas abolitorias y que cometiera una pifia de principiante: leer la réplica. No es que no se pueda; es que le quita gracia y lógica al debate. Fue algo estupefaciente oírle reprochar el dineral que ha gastado el Gobierno en indemnizar a la plataforma Castor, cuya concesión fue autorizada por el ministro de Industria Sebastián en 2008. Sánchez debería consultar el blog Malaprensa antes de afirmar que las españolas cobran un 24% menos que sus compañeros de trabajo. Pedirle cuentas a Rajoy por el independentismo catalán podría hacerlo cualquiera, siempre que no tuviera relación alguna con el PSC ¡ni con José Luis Rodríguez Zapatero!

Young Sánchez se proclamó un político limpio, y sin duda lo es, pero lo de ayer no era un duelo personal y Sánchez es el heredero de toda la historia del PSOE, de sus páginas limpias y de los borrones. Mentarle a Rajoy la bicha, con Chaves sentado en uno de aquellos escaños, con lo que viene por Andalucía, no es una acción prudente. Alguna vez he escrito sobre la tendencia de los gobiernos a acogerse a la herencia recibida. A los socialistas les duró más de dos legislaturas la Guerra de Irak. Pero Sánchez hizo mal en provocar. Y Rajoy, al perder los papeles en su lamentable exabrupto final: «No vuelva aquí a no decir nada. Ha sido patético».

Publicado en Sin categoría

Exprópiese

El Gobierno se ha puesto en prevengan ante la posibilidad de que el Gobierno de Maduro ejerza represalias contra las empresas españolas radicadas en Venezuela, que acumulan un riesgo de 9.000 millones en aquel país. «Exprópiese», que decía Hugo Chávez.

Al parecer, a Maduro no le gusta que algunos medios de comunicación españoles critiquen pequeñeces como el inocente vicio bolivariano de encarcelar a opositores, como Leopoldo López, un año ya, o el más reciente alcalde Ledezma, encarcelado la semana pasada, o que se critique en ella al partido creado y bautizado con el nombre del partido chavista creado en 2003 y estructurado en círculos bolivarianos.

Yo creo que es exagerar. Podría el líder Maduro fijarse en el círculo bolivariano y televisivo que gestiona con gran soltura Iñaki López y verá que no es generalizable. Este último sábado, un suponer, durante uno de los bloques se anunció el siguiente con un teleprinter que decía exactamente: «Pablo Iglesias en Nueva York. Con quién se reunió. ¿Qué dardos ha lanzado contra el Gobierno? Todos los detalles a continuación». Tal como suena, sin que nadie mostrara un asomo de vergüenza. Ninguna televisión española se atrevería a lametones tan abyectos con un presidente del Gobierno.

El sábado actuó como delegada de Podemos en lo de López Carolina (que es cansa), otro de los talentos en agraz de la Complutense. Allí dejó constancia de sus múltiples insuficiencias frente al universo mundo amenazando reiteradamente con querellas criminales a quien les acusara de estar financiados irregularmente. Su lamentable defensa del monetario Monedero y su reiterada negativa a responder a la pregunta concreta que le formulaba Javier Nart de si estaba a favor del encarcelamiento por el régimen de Maduro de sus adversarios políticos obligaron a emplearse a fondo a López para cambiar de tema y evitar males mayores.

Empieza a llover sobre mojado. Recordarán, y si no para eso estamos, que en ese país en el que asesina a los fiscales que investigan a la presidenta, la susodicha expropió a Repsol su filial YPF en abril de 2012. Tania Sánchez–detrás de todo guerrillero heroico hay siempre una Tania– calificó la expropiación como «una alegría para el pueblo argentino la nacionalización de YPF, un golpe merecido a empresarios y al pueblo español». Dos iconos de la sentimentalidad de uno, Serrat y Sabina, coincidieron en aplaudir la expropiación de YPF en Argentina y Red Eléctrica Española en Bolivia, que se había producido dos semanas antes. Serrat dijo: «Yo no soy Repsol, eso acaso es historia de una multinacional y un Estado». Sabina, por su parte, explicó que no se podía posicionar en contra «ahora que estatalizan algo que era de una multinacional». Alguien podría dar el queo a Varufakis para que coloque deuda griega a este trío solidario.

Exprópiese, dirá Maduro sin bajar del autobús. Nueve mil millones, 18.000 monedas únicas podría diseñar Monedero con ese pastizal. Claro que después de tantos precedentes esto deja una duda inquietante en las almas simples: como en el chiste del oso, las empresas españolas no han debido de ir allí a cazar.

Publicado en Sin categoría

Un Orinoco fluía en su corazón

Está visto que la casta no tiene sentido retroactivo y es incapaz de entender que el profesor Monedero pudiera contratar en 2010 un trabajo con una empresa que no existió hasta tres años más tarde, ya que fue inscrita en el Registro Mercantil el 23 de octubre de 2013.

Relación de hechos: este periódico publicó que Monedero había recibido 425.150 euros por definir una moneda a los países del Alba (Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América), un chiringuito montado por Castro y Chávez en 2004. Monedero, moneda, la misma palabra lo dice.

Monedero crea su empresa 85 días antes del nacimiento de Podemos. El nuevo partido español se estructura a la manera bolivariana, mediante círculos. Su propio nombre, erróneamente interpretado como una traducción del Yes, we can, estaba más bien inspirado en una escisión chavista del Movimiento al Socialismo (MAS) producida en 2002, legalizada con el nombre de Movimiento POr la DEMOcracia Social, y conocida por su acrónimo Podemos.

Este periódico también había contado que Monedero ingresó los dineros en su cuenta y que al día siguiente los transfirió a la cuenta de su empresa. Me llamó la atención entonces que una empresa sin más trabajadores que él mismo ingresara de golpe 425.150 euros y que en el mismo y brevísimo plazo de tiempo, antes de finales de 2013, pagara a proveedores 57.548,22 euros. Es mucho para fotocopias, pensé, y hoy, Marisa Recuero y Joaquín Manso, explican que la empresa etérea de Monedero subcontrató en aquellos días el presunto trabajo a una empresa venezolana radicada aquí, llamada Viu Europa, a la que pagó algo más de 69.000 euros, resultado de sumar el IVA a los 57.548 euros de pagos a proveedores.

Cualquier mente liberal tiene que aprobar el proceder de Monedero. Él no tiene la formación adecuada para informar sobre estos asuntos, como demostró cumplidamente en el informe que perpetró para el Instituto Universitaro Europeo de Florencia –que no para el BCE, como dice su currículo con cierto grado de imprecisión–. ¿Qué iba a hacer?¿Escribir tonterías para justificar el dineral? Era preferible subcontratar, inyectar liquidez al sistema. Tampoco está claro que Viu Europa sea una empresa cualificada, dada la diversificación de sus actividades, que van desde la producción y desarrollo de eventos y ferias al mobiliario urbano, pero es que cualquier economista de la rama Economía Internacional y Desarrollo, según el plan de estudios vigente en mi época, habría dictaminado que economías tan heterogéneas como las de los países del Alba no podían integrarse en una moneda y un sistema financiero comunes. De esos asuntos sólo pueden escribir las manitas inocentes, los poetas y los politólogos.

Monedero comparece hoy en rueda de prensa. Qué gran ocasión para mostrar sus movimientos de cuentas, el estudio y el destino de los pagos. El origen de los ingresos está claro. La finalidad, reducida al absurdo la capacidad consultora del número tres, no puede ser otra que la financiación de su partido. Y un Orinoco le fluía dentro de su corazón.

Publicado en Sin categoría

Compasión por el entrevistador

Aitana

LA ACTRIZ celebra sus 30 años de profesión con ‘LOS CUENTOS DE LA PESTE’ junto a vargas llosa comprometida, se indigna por Lo que ella cree un acoso a podemos

“El ascenso del partido de pablo iglesias es lo MÁS ESPERANZADOR DESDE QUE GANÓ EL PSOE EN 1982”

¿Qué impresión le causa el ascenso de Podemos? Es el panorama más interesante y esperanzador desde que el PSOE ganó en 1982. Un revulsivo muy serio para millones de ciudadanos hartos de este statu quo fuera de la realidad, con un índice brutal de corrupción, de distancia tremenda del ciudadano. Supone también una recuperación del discurso de izquierdas (aunque suene extraño que digan que no son de izquierdas ni de derechas, porque surgen de la izquierda) con el que también han recuperado al ciudadano.

¿Qué le produce que digan que no son ni de izquierdas ni de derechas? Lo son, pero como colectivo imagino que quieren englobar a toda una serie de desencantados con la derecha y que quieren que las instituciones funcionen de otra manera.

¿Qué quieren? Sanear el sistema. Se les acusa de ser antisistema y los antisistema son los que han corrompido y destrozado nuestra vida política y la confianza del ciudadano. Llamándoles antisistema intentan atemorizar a los ciudadanos, hacerles creer que vienen de la mano de Hugo Chávez a instaurar su régimen populista. Me parece que, al contrario, son demócratas profundos, y de una manera mucho más directa.

Los otros también creerán en la democracia… Creo que han hecho mal uso de la democracia.

¿IU también? En algunos casos, sí… En Extremadura se alió con el PP y no venía al caso, hizo mal uso de las tarjetas black, ha habido también un sindicalista pringado… Cuando formas parte de la clase política el peligro es que si no existen controles, la tendencia sea a distanciarte de la realidad de los ciudadanos… Ahora llega Podemos, gente normal, con una preparación muy fuerte y con una cultura política que viene del mundo universitario… Vamos a dejarles a ver qué pasa, qué hacen y qué hacemos nosotros con ellos…

¿Qué tendríamos que hacer los periodistas si Errejón y Monedero cometen irregularidades? Sacarlas a la luz, claramente. A ver si las justifican o no; las cometieron cuando no tenían responsabilidad política; ahora la tienen: como servidores públicos tienen que ser ejemplares.

Aunque no tengas poder político tienes que contribuir al fisco… La prensa lo tendrá que contar. Por supuesto. Pero meter en portada “Podemos S. A.” con un titular agresivo y de manera subrepticia es tratar a los lectores por tontos. Están orquestados para cargarse a Podemos, desde todos lados, también desde EL PAÍS, porque les da miedo romper el statu quo…

¿Cuál sería el límite de la crítica? No es la crítica, es la manipulación tendenciosa de las noticias. Una cosa es la línea editorial de un medio como EL PAÍS, por ejemplo, que yo conozco, y otra cómo da las noticias de lo que ocurre. La objetividad al 100% es imposible, pero una cosa es no ser totalmente objetivo y otra ser tendencioso. Desazona a los que hemos seguido toda nuestra vida un periódico serio y veraz.

Dice que este es un tiempo de esperanza… Lo que ocurre me produce una cierta esperanza. Sé que puedes acabar engullido por la marea que acaba engullendo todo, que los poderes fácticos son muchísimo más poderosos, por desgracia, y si se toman en serio cargarse a esta gente se la pueden cargar…

Nunca la había visto tan enfadada. Nunca habíamos estado como ahora.

Decía Che Guevara que había que endurecerse pero nunca perder la ternura… Me producen ternura mis compañeros de trabajo; mis hijos, la gente que lucha por sobrevivir.

Publicado en Sin categoría