Entre cajones

EL MUNDO 01/07/15

Poco a poco se van constituyendo las comunidades autónomas que el PSOE va arrebatando al PP gracias al apoyo de Podemos. De bien nacidos es ser agradecidos y Emiliano García-Page parece serlo. Seguramente estaba convencido de la bondad de su programa, pero quiso agradecer a Podemos habérselo mejorado, aunque, insistió, él va a gobernar con un programa socialista. Los puntos que incorpore de los populistas no serán incompatibles.

En su discurso de investidura, hora y tres cuartos, tuvo tiempo para mostrar el eclecticismo de sus invocaciones culturales: Baltasar Gracián, Henry Kissinger, el Papa Francisco y proverbios masai. No hay quien dé más, aunque parezca algo contraindicada la invocación de Gracián (lo bueno si breve) en un discurso tan largo.

El candidato desarrolló su programa de Gobierno en un decálogo, o, por decirlo con palabras del candidato, en 10 mandamientos, que se encierran, no en dos, como los clásicos, sino en uno: Castilla-La Mancha será el paraíso de la honestidad. La cuestión tiene su interés en el mismo día en que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional encuentra indicios de que Bárcenas entregó 200.000 euros, procedentes de una mordida de Sacyr-Vallehermoso, al gerente regional del PP de Castilla-La Mancha, presuntamente para subvenir la campaña electoral de Cospedal en 2007, aunque la todavía por momentos presidenta en funciones no ha sido imputada.

Él no hizo mención de lo anterior. Seguramente lo guardará para la sesión de hoy, porque, dijo, no piensa recurrir a la herencia recibida, aunque en alguna medida ya lo estaba haciendo en el mismo discurso, al acusar al PP de haber desmantelado el Estado del Bienestar. Sin embargo, hay que reconocer que no se recreó en legados concretos, ya un poco antiguos, como Caja Castilla-La Mancha o el aeropuerto de Ciudad Real.

Por otra parte, la honesta autonomía que va a presidir García-Page limita al sur con Andalucía, tierra de mucha devoción mariana, si quieren, pero cuya administración tiene muchos trienios en el arte de aplicar dinero público a necesidades particulares. Maravillas del federalismo.

La verdad última de Castilla-La Mancha reside en sus cajones. En 2011, al producirse la transmisión de poderes entre el PSOE y el PP, la presidenta entrante se quejó de lo que había encontrado: «Cuando a uno le dejan 4.000 millones de euros en 700.000 facturas en el cajón y miles de subvenciones concedidas, sin dinero para pagarlas, eso también es corrupción». A la hora de hacer el relevo, García-Page ha encontrado en un cajón, no sabemos si el mismo, 27.000 peticiones de ayuda acogidas a la Ley de Dependencia, que piensa tramitar en un plazo de un año. Su apoyo en la investidura ha aplaudido el propósito de no esgrimir «el concepto de la herencia recibida para justificar el dolor de la gente». Así, Podemos, además de haberle mejorado el programa, le exigirá cuentas cuando alegue que no ha hallado el cajón con el dinero para sufragar los 27.000 expedientes de dependencia que sí encontró.

Publicado en Sin categoría

Una reforma pertinente

EL MUNDO 29/06/15

La última reforma del Código Penal aprobada el 30 de marzo último entra en vigor el miércoles, con una novedad que no es una reforma ad hoc, aunque pudiera parecerlo. Ni Gallardón al redactarla, ni el legislador al aprobarla tenían la menor idea de la existencia de Guillermo Zapata, ni de que éste hubiera escrito unos tuits ofensivos para las víctimas del Holocausto, del terrorismo y, de lo que, andando el tiempo, habrían de ser delitos de violencia de género.

El Código Penal vigente, el de Belloch, ya castigaba con pena de prisión de uno a dos años en su artículo 578 «la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas». El Congreso, sin conocer a Zapata, como digo, agravó el asunto por el medio elegido: «Se tiene en especial consideración el supuesto en que se cometan mediante la difusión de servicios o contenidos accesibles al público a través de medios de comunicación, internet, o por medio de servicios de comunicaciones electrónicas o mediante el uso de tecnologías de la información».

Se ratifica la incitación al odio en el artículo 510. Uno no sabe si esto puede cuadrarle al concejal Pablo Soto, que hace un par de años y medio tuiteaba elogios de la guillotina, la tortura, el kalashnikov, la muerte de sus enemigos (sin especificar medios) y el incendio de los bancos.

Zapata ha sido imputado por el juez Pedraz por lo que pudiera constituir un delito de humillación de las víctimas, comportamiento que ya era punible según el Código Penal de 1995. No puede serlo por lo que él consideraba chiste sobre el Holocausto, aclarando después que él no era antisemita. Den la vuelta al razonamiento y supongan que el ex alcalde de Valladolid hubiera hecho hace unos días un chiste grosero sobre las inclinaciones sexuales del fallecido Pedro Zerolo,y que ante la bronca suscitada por su zafiedad, explicara: «Era sólo un chiste. Yo nunca he sido homófobo».

La comparecencia de Zapata como imputado estará acompañada por la de una de las víctimas de sus chistes, Irene Villa, como testigo. Muy probablemente este tipo se verá beneficiado por las declaraciones de la víctima, que descartó haberse sentido ofendida por el chiste de los repuestos. Esa interpretación sería un error, porque las burlas sobre Irene Villa en tanto víctima no son un asunto personal. La escarnecida es toda la sociedad española, salvo, tal vez, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Madrid. Una de las primeras reformas del Código Penal franquista fue que el perdón de la violada no extinguía la responsabilidad criminal del violador como hasta entonces sucedía. Los violadores podían ganar la impunidad si sus familiares amenazaban a la víctima con credibilidad. Pero no les valía si aprovechaban el lance para robarle el bolso, que era un delito perseguible de oficio.

El miércoles entra en vigor una reforma del C.P. que endurece el delito hasta el punto de que parece diseñado para Zapata, que en este aspecto es un predelincuente. Salvo que reincida, naturalmente.

Publicado en Sin categoría

El día de las imputaciones

Ayer, antes de mediodía, dos tribunales habían declarado imputados por diferentes delitos a varios personajes relevantes. El Supremo imputó en el caso de los ERE a Manuel Chaves y José Antonio Griñán, expresidentes ambos de la Junta de Andalucía y también del PSOE.

El portavoz Hernando había manifestado que sólo pediría la renuncia de ambos si eran llamados a juicio oral. Después matizó que el PSOE tomaría medidas si se les imputaba la comisión de algún delito, cosa que al parecer no había sucedido hasta el momento. El Supremo los imputó ayer y ambos han renunciado a sus actas de diputados.

Confieso una cierta incertidumbre a este respecto. Si la imputación no supone la quiebra de la presunción de inocencia, no habría razón para que ningún cargo público dimitiera del mismo antes de que un tribunal hubiera fallado su culpabilidad. Bien es verdad que la mujer del César debe guardar las apariencias y no estaría mal que los partidos mantuvieran como cláusula de precaución la no inclusión de un imputado en las listas. Pero, sobre todo, hace falta una lógica universal, de manera que el criterio que vale para los míos valga también para los adversarios.

Y aquí es donde se quiebra la moral colectiva. Se exige la dimisión de los otros y se minimiza la responsabilidad de propios. La directora del Patronato de la Alhambra, detenida en una investigación sobre adjudicaciones amañadas y blanqueo, ha declarado que no piensa dimitir de su cargo hasta que la investigación derive en juicio o sea imputada.

El PP, que había pedido la dimisión de los cargos socialistas, renovó la Secretaría General la semana pasada. El presidente nombró vicesecretario de Organización a Fernando Martínez Maíllo, imputado por el juzgado de Instrucción número 5 de León en la causa que investiga al antiguo consejo de administración de Caja España, por la concesión irregular de créditos al entonces presidente de la entidad. La estrella emergente de la comunicación en el PP, Pablo Casado, ha demostrado que el estilo Cospedal no se ha perdido y sostiene que, Maíllo no está imputado, sino «llamado a declarar en calidad de imputado», que debe de ser algo sustancialmente distinto.

Ayer mismo, la Audiencia imputó al concejal de Madrid Guillermo Zapata por humillación de víctimas del terrorismo a partir de sus famosos tuits. En Alemania habría ido a la cárcel. En Francia, a Dieudonné, que es un payaso profesional, no aficionado como Zapata, chistes más inocuos sobre el atentado contra Charlie Hebdo (Charles Lebó, al decir de Carmena) le costó una condena de dos meses. Los regeneradores de Podemos creen que la Justicia no es ecuánime, que alguna gente no tiene sentido del humor y que algunos delitos son distintos que otros.

Depende de quien los cometa, porque la antigua candidata a primera dama, Tania Sánchez, abogaba por Zapata mientras ella misma está imputada por tres delitos característicos de la corrupción: prevaricación, malversación y tráfico de influencias. Pero la corrupción son los otros, dijo más o menos Jean Paul Sartre.

Publicado en Sin categoría

El abrazo del oso

Viridiana del Carmen, alcaldesa, participó en el Día Internacional del Yoga, asunto que le parece chanchi porque ayuda a que nos queramos más los unos a los otros y quiere hacer de Madrid «la ciudad del abrazo». En esta misma lógica se comprende su voluntad de hacer del Día del Orgullo Gay una fiesta esencial de Madrid, como San Isidro. Nadie podrá discutirle que el festejo, más que el yoga, si cabe, contribuye a que nos amemos los unos encima de los otros. Así las cosas, también se comprende que su portavoz, Rita Maestre, le parezca una adelantada, con su irrupción en la capilla de la Complutense, al grito de «¡El Papa no nos deja comernos las almejas!» Mutuamente, debió añadir, salvo que hubiera en el colectivo una división de contorsionistas.

A mí es que el Ayuntamiento de Madrid en sesión plenaria me parece cada vez más La última cena de Da Vinci, visto por el ojo de Buñuel en la cena de los mendigos, de Viridiana, con Rita Maestre, una Lola Gaos mejorada, haciendo a sus iguales un afoto «con una máquina que me regalaron mis papás».

Ay, los abrazos y la hemeroteca. Mauricio Valiente, número 4 de su lista: «A la derecha hay que machacarla hasta en sus casas, sacarlos (sic) de la madriguera como supo hacer el movimiento vasco para liberar al pueblo». La portavoz Maestre podría repetir el lance de las tetas, pero debería hacer alguna autocrítica por el escrache que hizo a Rosa Díez en su conferencia de 2010 y por el eslogan «arderéis como en el 36».

Antes de soltar sus soflamas amatorias, la alcaldesa debería reprimir la afición de su Soto a guillotinar a Gallardón, o, al menos, satisfacer la curiosidad del pobre muchacho: «Matar a un ministro, ¿cuántos años de cárcel son?» Manuela podría haberle iluminado profesionalmente la ignorancia: «Pues mira, entre una cosa y otra se te quedarían en unos 20». Luego está lo de Zapata en su permanente miércoles de ceniza y lo de Gª Castaño (oscuro), con su obsesión de «empalar a Toni Cantó».

Tal vez este muchacho tenga un sentido algo primario de lo que significa hacer el amor, pero usted, alcaldesa, debería explicar a estos nietos suyos, que antes hay que pedir permiso. Se ha quedado en puertas, qué lástima, la aspirante número 21, Alba López Mendiola, que se presenta en su cuenta de Twitter como «bollera, camionera, desviada, leñadora y feminazi». Por si hicieran falta refuerzos, en la lista de Podemos en la Asamblea de Madrid figura como diputada con el número 4 Beatriz Gimeno, una mujer dedicada a luchar en cuerpo y alma «contra los daños que la heterosexualidad causa a las mujeres».

Viridiana no comprende que una parte sustancial de sus concejales son incompatibles con estos prontos vivalagente que le dan de vez en cuando, aunque tal vez se haya dejado llevar por el tópico al proclamar la ciudad de los abrazos; el abrazo del oso se ha dicho siempre. Y del madroño. Sus concejales, y el jefe de todos ellos, que no entienden de sutilezas, dirán como la mendiga Enedina, con frase del gran Julio Alejandro: «La señorita es muy buena, pero un poco chalá».

Publicado en Sin categoría

La única secesión

EL MUNDO 20/06/15

El increíble hombre menguante de la política catalana está empezando a ver cómo le crecen los enanos. Él ya había advertido en la campaña de las municipales que mantener a Trías como alcalde de Barcelona era clave para el proyecto soberanista.

Ese cálculo de Mas se está revelando atinado. Hasta un reloj parado acierta dos veces al día con la hora y su temor no carece de fundamento. El Sí se puede que ha sentado en la Alcaldía a Ada Colau podría extenderse a toda Cataluña. El problema para Mas es que estos partidos sólo defienden la justicia social, pero no la soberanía, mientras los partidos soberanistas miran también por la justicia social, que vendrá por añadidura en una Cataluña independiente. Va en el lote, cree el administrador de los recortes.

Astut Mas es la reencarnación de Companys, pero con menos gracia. No se entiende, sin embargo, por qué critica, precisamente él, a la Colau. Es su criatura, una alumna aventajada. ¿Cómo un señor de derechas, con aire de jefe de planta de grandes almacenes, va a enseñarle a ella nada después de lo principal, que es la ignorancia de la ley?

Sólo falta que le enseñe a administrar los votos. CiU pasó de 62 escaños en 2010 a 50 en 2012 y a 35-36 que le dan las encuestas para el 27-S. ERC aumentaba de 10 a 21 y a 26-27 en las encuestas. La suma de los escaños independentistas baja: de 72 a 71 y a 61-63 en los sondeos, por primera vez por debajo de la mayoría absoluta.

Los dos partidos juntos sumarían tantos escaños como CiU en solitario en 2010. Añadan el efecto que puede producir en el electorado la ruptura con Unió. Una cosa es que los democristianos se hayan vendido siempre por más de lo que valen y, otra, que su concurrencia a las elecciones con sus propias siglas, tal como decidió ayer su Consell Nacional, no vaya a tener efectos perjudiciales para su socio de los últimos 37 años.

Yo esto lo siento mayormente por el prisionero del Palace, que va a perder su canonjía. Sería bueno que el presidente Rajoy esté avisado y no dé la Presidencia de la Comisión de Exteriores del Congreso a Pere Macías, sustituto de Duran como portavoz, en plan de correturnos.

El demagogo mediocre que preside la Generalidad esgrime la ruptura de su partido, la única secesión que de verdad va a conseguir, como una prueba de que «las cosas van muy en serio y hemos metido la directa». Si ha sido capaz de romper su propio partido, ¿cómo no va a estar dispuesto a romper Cataluña que es una abstracción? Otra cosa es que pueda. Mas, como rompedor, ha alcanzado su nivel de incompetencia.

Publicado en Sin categoría

Rajoy se hace cargo

EL MUNDO 19/06/15

No era ayer el día más adecuado para dejar de fumar, o de beber o de esnifar pegamento, según la modalidad de adicción que cada cual practique. El presidente del PP iba a mover ficha y todas las redacciones estaban en estado de prevengan. No tocaba, dada la naturaleza del evento, que Rajoy explicara como presidente del Gobierno los cambios del Ejecutivo para afrontar las elecciones generales.

La costumbre de anunciar acciones (o cambios) del Gobierno en actos puramente partidarios, era una habilidad de Zapatero, que se llevaba a los barones a cenar a la Moncloa para tratar de las cosas del partido y luego anunciaba en los mítines la subida de las pensiones, pero José Luis practicaba con mucha habilidad el error de los contextos, por usar un concepto que tiene en estos días mucha vigencia en el Ayuntamiento de Madrid.

En los partidos las soluciones son siempre salomónicas, quiero decir terceristas, no que vayan a abrir al niño en canal. Había dudas, por ejemplo, de lo que iba a pasar con Cospedal y Rajoy la mantiene en la secretaría general, aunque salen de sus vicesecretarías González Pons y Floriano, para los que tuvo buenas palabras.

En su lugar entran cuatro vicesecretarios: el zamorano Martínez Maíllo a Organización; Casado a Comunicación; Maroto será vicesecretario Sectorial, Andrea Levy, de Estudios y Programas. Y, como era predecible, sigue en su vicesecretaría de Asuntos Municipales y Autonómicos Javier Arenas.

Los cuatro nuevos son un evidente remozamiento del partido. Lo de Arenas no cuenta; los políticos como él no tienen edad.

¿Podría decirse que Cospedal ha salido reforzada? Lo cuantitativo no lo es todo y cabe plantearse para qué una secretaria general con cinco vices. Puede que así tenga más tiempo para dedicar a su tarea de jefa de la oposición en el Parlamento de Castilla-La Mancha y pueda recuperar el apoyo de unos administrados que seguramente perdió en parte mientras dedicaba a Génova un tiempo que en su opinión debía emplear en Toledo, más concretamente en el Palacio de Fuensalida, dicho sea sin ánimo de señalar.

Rajoy anunció que piensa implicarse más en el partido hasta las elecciones y eso parece indicar el nombramiento de su jefe de Gabinete, Jorge Moragas, como director de la campaña electoral. Hizo el presidente una suave ciaboga argumental. Dijo crisis y dijo corrupción, señalando esas dos ideas como causas principales de la desafección ciudadana el 24-M. Rajoy se ha hecho cargo.

Para anunciar los cambios del Gobierno tendrá mañana ocasión, después del Consejo de Ministros. Desde Sao Paulo, el ministro Margallo hizo un acto de humildad perfecta, que es la manera más sabia de afrontar las crisis de Gobierno.

Margallo se ha curado en salud: «No seré yo quien dé consejos a Rajoy ni quien pretenda interpretar su voluntad». Señor (presidente), yo no soy digno, pero una sola palabra tuya bastará para sanarme.

Publicado en Sin categoría

Privado y público

Bueno, pues al parecer, el concejal Zapata no es un miserable, sino un freudiano estricto que desarrollaba en Twitter un seminario sobre El chiste y su relación con el inconsciente, libro que Freud escribió en 1905, al mismo tiempo que Tres ensayos para una teoría sexual, lo cual viene a explicar que a Zapata se le fuera la olla una y otra vez a las niñas de Alcàsser y a Marta del Castillo.

No es lo mismo. Un brillante columnista a quien admiro –si mi pistola valiera tu teclado, le habría escrito aproximadamente Machado– decía ayer que Zapata, con los tuits sobre las mutilaciones de Irene Villa y su síntesis de los judíos en el cenicero, «dejó de representar a víctimas de ETA y del Holocausto que se han sentido ofendidas». ¿De verdad son esos los colectivos ofendidos? ¿Qué quiere decir crímenes contra la humanidad? ¿Es preciso ser la hermana de Joxeba Pagaza, de Gregorio Ordóñez o de Miguel Ángel Blanco para que te horrorice la impiedad?

Los asesinos practicaban el mismo humor negro de Zapata cuyos límites desconoce la alcaldesa. «Gregorio, devuélvenos la bala; la necesitamos», dijeron a la familia Ordóñez tras el crimen. Billy Wilder, que había perdido a su madre, a su padrastro y a su abuela en Auschwitz, fue uno de los encargados del programa de desnazificación tras la guerra. Le presentaron un proyecto para hacer una película sobre la pasión de Cristo, en la que un actor, conocido nazi, iba a interpretar el papel principal. «Sólo con una condición», dijo Wilder, «que los clavos sean de verdad». He aquí un ejemplo de humor alternativo.

Pero lo relevante es el ámbito. Carmona tiene una experiencia en esto aunque muy probablemente no haya leído nunca a Freud. Zapata sí, que por algo lo eligió esa abuela consentidora para concejal de Cultura. Antonio Miguel tuvo que dimitir de la Asamblea de Madrid el 12 de diciembre de 2002 por hacer un comentario en privado sobre los beneficios electorales para su partido del naufragio del Prestige. «Y si hace falta, hundimos otro barco», comentó.

El chiste, más o menos de mal gusto, de Carmona, fue, ya digo, privado e incruento. Los tuits de Zapata, inevitablemente públicos. En la inauguración de una piscina municipal en un pueblo, uno de los usuarios es expulsado ignominiosamente por mear en ella. «Pero, ¿por qué?», protestaba el hombre, «si todo el mundo lo hace…». Sí, le explicaron, «pero es que usted lo ha hecho desde lo alto del trampolín». Supongamos que ve usted pasar a una mujer impresionante, de esas que llevan a musitar al maestro Alcántara su jaculatoria preferida: «¡Hija de mi vida!». Nada tengo contra la jaculatoria privada o contra que usted haga partícipe de sus sueños húmedos al amigo que lleva al lado. Pero deberá abstenerse de hacerlos públicos más allá de su intimidad, decirle a la mujer que pasa, ajena a todo, y principalmente a usted lo que usted estaría dispuesto a hacer con ella, sustituyendo a la guillotina y al Gallardón, que constituyen el oscuro objeto de deseo del concejal Soto, por una cama y esa mujer. Joder qué tropa.

Publicado en Sin categoría