>

Causalidades y casualidades

Santiago González

Las escenas del encuentro son una síntesis de los diálogos de ‘Casablanca’, con el argumento y el ambiente de ‘La escopeta nacional’. Al llegar al lugar de la cita, Baltasar Garzón se topa con el ministro de Justicia. “De todas las cacerías del mundo tenías que venir a ésta,” dice Bermejo, mientras el fuego crepita en la chimenea y el comisario-jefe de la Policía Judicial –no podía faltar el capitán Renault- hace al mismo tiempo de Sam y toca al piano ‘As the time goes by’, mientras un tal Jaume Canivell se afana en venderles porteros electrónicos; al ministro para el ministerio, y al juez para la Audiencia Nacional.

Garzón debió intuir peligro en aquel mismo momento, dar unas excusas y marcharse, aunque el encuentro con el titular de Justicia fuera casualidad. La segunda en el plazo de un mes. Qué gran quiasmo para Zapatero: “nuestros encuentros son casualidades. Los suyos, causalidades”. Acababa de encarcelar a unos tipos que según todas las apariencias tenían negocios con instituciones gobernadas por el P.P. y el encuentro y la convivencia durante un fin de semana con Bermejo era sumamente indeseable. Garzón supo ausentarse tiempo atrás de conversaciones inconvenientes. En ‘El hombre que veía amanecer’, cuenta a Pilar Urbano cómo se levantó de la mesa y se fue a la cocina para no estar junto al difunto Joaquín Navarro mientras éste se ponía boquirroto.

En el asunto hay mucho misterio. Por ejemplo, la razón de sea la Audiencia Nacional quien intervenga, en lugar del juez natural. Misterio es que Garzón decidiese detener a Correa y a su caudrilla de pollos-pera un viernes y los dejara macerando, mientras se iba de montería a coincidir con el ministro y el jefe de la Policía judicial. Otro misterio es que decidiera imputar a 37 personas, sin tomarles previamente declaración y sin conocer, en algunos casos, ni sus nombres. Así, por ejemplo, el imputado número 23, un tal “José Antonio ‘Pepechu’. (Empleado del despacho de Manuel Delgado)” y la imputada número 33, una tal “Carmen. (Empleada del despacho R. Blanco-Guillamot, bufete de abogados relacionado con el caso)”.

Las diligencias de Garzón están escritas con el estilo de la casa, ampuloso, perifrástico e inconcreto. El redactor se cura en salud, al establecer que los hechos están “relatados sucintamente en aras a preservar el secreto de las actuaciones y a no perjudicar las investigaciones”. En efecto, no hay detalles, cargos concretos, quién en qué fecha dio cuánto dinero a quién, cuál es el monto total de las operaciones, a cuánto asciende lo defraudado a Hacienda, en fin, los hechos, que son alma de todo relato, aun sucinto. Que monumento al rigor expositivo en esa frase: “Francisco Correa da instrucciones para realizar dádivas a funcionarios públicos con el fin de obtener un provecho económico para él…” o esta perla: “en países tales como China, Azebaiyán y Miami…” Las diligencias que conocimos ayer están muy cerca de las pesquisas de Gila para detener a Jack el Destripador: “Aquí alguien ha matado a alguien… Aquí alguien es un asesino”. Así hasta comerle la moral y conseguir que se derrote. Estamos tocando el fondo.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s