>

Cambio de Régimen

Santiago González

Por fin, Euskadi va a ser un sitio normal, donde se protege con escolta a los gobernantes y no a los miembros de la oposición. Los nuevos mandamases, los escoltados, seguirán igual en este aspecto que cuando estaban en la oposición, mientras los nuevos opositores no van a ver disminuida su seguridad respecto a épocas anteriores.

El pacto constitucionalista está escrito en un papel y el frente abertzale, tercio sindical, ya ha convocado huelga general para mayo, poco después de la investidura. Dicen que es contra la crisis, pero el sindicalismo de Lizarra no ha pedido apoyo a las centrales “que tengan como objetivo la destrucción de Euskal Herria y la construcción de España” (CCOO y UGT), por decirlo con lenguaje prestado del pacto PNV-EA-ETA, verano del 98. La portavoz en funciones (mínimas) ha rehusado opinar sobre el asunto: “habrá otro Gobierno el 21 de mayo (…) cada uno se hace responsable mientras está en el cargo”.

El acuerdo PSE-PP es un documento sorprendente. En una primera lectura ya se nota que no lo ha escrito Winston Churchill. Su sintaxis no es brillante y la solemnidad que de él se espera está reñida con expresiones agramaticales como “entre tod@s y para tod@s”. Otro tanto cabría decir de sintagmas extraídos del agit-prop socialista, como “debemos arrimar el hombro”, que, aun siendo tópicos, quedan muy propios en estas fechas para costaleros de Semana Santa.

Es, sin embargo, un papel extraordinario. En apenas diez folios invoca ocho veces el cumplimiento de la Ley, otras ocho la libertad de los ciudadanos y siete más la igualdad entre ellos (y ellas, naturalmente). Nunca se había visto nada parecido en tiempos anteriores. Sorprende que un acuerdo para gobernar reclame el cumplimiento de la Ley de la Escuela Pública Vasca para garantizar a los padres el derecho a elegir la lengua vehicular en la educación de sus hijos, pero es un acto rupturista ante su incumplimiento por el Gobierno que la elaboró.

El cambio se ha instalado en la sociedad vasca con toda naturalidad. Sólo el partido-guía sigue haciendo aspavientos en un cabreo incomprensible que es en sí mismo una justificación del cambio, una argamasa eficaz para los dos socios y un ahorro de trabajo para el PSE: Patxi López no tendrá que explicar el porqué de un pacto con el más indeseado de los socios.

No era éste el resultado que soñaba Zapatero, ni, probablemente, el candidato, pero el PNV lo ha hecho bueno. Moctezuma ha quemado las naves a Hernán Cortés para que no pueda arrepentirse y no le quede otro camino que la conquista de México.

A poco que miren a su alrededor se verán bastante solos, entre un público laico, que, como en el chiste, amenaza interrumpir el sermón con un gesto de hartazgo: “Si hay que ir al infierno, se va, pero no nos acojone”.

Tiene este último error del PNV un aire de apocalipsis banal e intrascendente, anticipado por Eliot en ‘Los hombres huecos’ (1925), cuando el primer lehendakari de Euskadi todavía jugaba en el Athletic: “Así es como acaba el mundo./ Así es como acaba el mundo./ Así es como acaba el mundo./ No con un estallido, sino con un suspiro.” No es un globo que revienta, sólo un balón que se deshincha.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s