>

Teorema

Santiago González

El conseller de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, compareció ayer ante los medios para explicarnos la buena nueva de la financiación y, ya de paso, afear a Convergencia sus críticas al nuevo modelo. No podía quedarse en la bondad intrínseca de los 3.855 millones adicionales que le han caído a Cataluña de los once mil y pico que el Gobierno va a distribuir entre las autonomías. Perdonará el lector que no concrete el pico, pero es que todo este cálculo han debido de encargarlo al reputado ojo clínico del profesor Buen Cubero. Cuando todos los lehendas acaben de hacer sus cálculos, nos encontraremos con el teorema Zapatero, que los escolares del mañana aprenderán a su paso por la ESO: “la suma de las partes de un todo será siempre superior al 100% y el que venga detrás, que arree”. Dirán ustedes que no es posible, pero el milagro de los laicos es el déficit y bebe en fuentes eclécticas. La mismísima vicepresidenta Salgado, en exquisita entrevista de ‘Vogue’ que hoy sale a los kioscos, manifiesta su fe en “la multiplicación de los panes y los peces” y en la elasticidad del euro.

A ver quién se arriesga a decir que su comunidad queda en peor posición relativa con el nuevo sistema. Según los cálculos aproximados que publicaba ayer este periódico, la última de la lista en ingresos por habitante es Cantabria, y se daba por satisfecha. Pero pensemos en Cataluña, que encabezaba el ranking. Mal podía afirmar Castells que está muy contento con los 3.855 millones, sin que ERC le recuerde que gracias a ellos, y que si por el PSC y Saura fuese, se habrían quedado en los 3.100 que ofrecía Elena Salgado. Tal vez por eso dijo ayer que Cataluña podría llegar a recibir 4.028 millones en 2.012, si se mantiene el cálculo del crecimiento anual de los ingresos tributarios en el 3%.

Qué gran momento para que Maragall repitiera su frase histórica: “Vostés tenen un problema i aquest problema es diu 3%”, porque el año tomado como base para el cálculo ha sido 2007, en el que los ingresos tributarios alcanzaron en España su techo histórico. Ni 2008, ni 2009, ni las previsiones para 2010 permiten semejantes fantasías.
Mientras, las banalidades que apuntalan intelectualmente el pensamiento Zapatero han sido repetidas con implacable disciplina. Hasta Chaves, ese subsecretario con rango de vicepresidente, ha intervenido por primera vez en un asunto cuya gestión tendría que haber sido competencia muy principal de su cargo. Y lo ha hecho para decir que la presidenta de la Comunidad de Madrid padece “catalanofobia y andalucifobia”.

El mejor estilo de Pujol, ese uso incomparable de la sinécdoque, el arte de asumirse como el todo, siendo parte, el improbable intento de representar lo general desde su particularismo infranqueable. Lo que no pueden pedir es que Carod-Rovira le caiga bien a nadie, salvo a su familia. Bueno, cada cual tiene su modelo. Tal como decía Woody Allen en uno de sus monólogos: “Vi ‘El halcón maltés’ cuando tenía 12 años. Desde el primer momento supe que quería parecerme a Peter Lorre. La idea de convertirme en un ser afeminado y lloriqueante, en una especie de comadreja grasienta me atrajo enormemente”.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s