Enamoramiento mutuo

Santiago González

Ya me temía yo que las cosas iban a terminar así. Durante la visita que el candidato del PSOE hizo ayer a Bilbao explicó que comparecía junto al lehendakari López en un gesto de “enamoramiento mutuo” entre él y el PSE. Estaba visto y escrito en esta columna: “apaga la luz y llámame Alfredo”. Durante la misma comparecencia, dijo más. Por ejemplo, que “Bildu pierde credibilidad cada día que no pide la disolución de ETA”, aseveración que remató con otra  falacia, que el final del terrorismo está cada vez más cerca. Examinémoslas de cerca: Bildu no condenó el pasado de ETA, ni le exigió disolverse, lo que no fue obstáculo para que el PSE, con el lehendakari a la cabeza, exigiera su legalización, para que el PNV amenazara al Gobierno con que sin Bildu legal no habría apoyo parlamentario. Éste respondió en un estertor: hombres de poca fe, ¿por qué no esperáis al Constitucional? El TC falló, en sentido polisémico, y legalizó Bildu sin necesidad de que condenara ni uno solo de los 858 asesinatos de ETA, Bildu obtuvo el mayor nivel de apoyo de su historia: 313.231 votos.

Mi admirado vicepresidente, ministro, portavoz, candidato, o simplemente Alfredo, examinemos los hechos. Este es el mayor nivel de credibilidad que tuvo nunca Batasuna; se lo han otorgado quienes otorgan la patente de credibilidad en democracia: unos votantes que oscilan entre la complicidad activa, la miopía ética y una moral inerte. ¿Por qué van a hacer ahora lo que no se les exigió para ser legales y les ha reportado resultados tan extraordinarios? Ninguna empresa revisaría una estrategia que la ha llevado al éxito y ETA no va a ser la primera excepción.

Hemos oído decenas de veces a distintos portavoces, incluido  Alfredo, una falacia de José Luis: que el fin del terrorismo está cada vez más cerca. La frase tendría un pasar si nos referimos a acontecimientos llamados a suceder en plazo fijo. Están cada vez más cerca: el comienzo de las vacaciones, la fecha de nuestra jubilación y el vencimiento de la hipoteca. Pero no podríamos decir lo mismo del día de nuestra muerte: es sabido que el tipo de vida que llevemos, nuestros hábitos alimentarios, el mayor o menor ejercicio físico pueden contribuir a acercarlo o alejarla. Lo mismo pasa con el fin de ETA: la lucha policial desarrollada bajo el mando de Rubalcaba durante la segunda legislatura Zapatero contribuye a acercarlo, justo al revés que la desastrosa negociación, la operación Faisán o, ya en estos tiempos, la legalización de Bildu y la más que probable de Sortu en un próximo futuro.

Mientras, tal como cuenta Casimiro, Alfredo piensa recortar los dineros de Defensa y los efectivos de tropa y marinería en proporciones importantes, recuperar votos de izquierda, le congraciaría con el 15-M y, oh, sorpresa, con la misma Bildu que lleva en su programa la reducción del dinero que por vía cupo paga al Estado en concepto de competencias no asumidas. Pello Urizar defendía este mismo fin de semana la reducción de la presencia del Ejército y la Policía en el País vasco. O todo es lo que parece o Alfredo tiene mala suerte con las casualidades de las que hablaba su ministro de la Presidencia.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s