El ojo público

Santiago González

La Mesa del Congreso ha dado por bueno un informe según  el cual este diario, y más concretamente la foto de Alberto Cuéllar en la que se veía la pantalla del móvil de Rubalcaba, vulneraba los derechos del presidente del Grupo Parlamentario Socialista. Presidente, que no portavoz, ojo, porque la Presidencia del Grupo corresponde al secretario general, y estando éste de baja por jubilación anticipada, Rubalcaba ha ocupado el rango vacante, quizá con la esperanza de que sea una premonición para el Congreso de febrero.

Hagamos un poco de historia. En la pantalla del móvil se podía leer el sms siguiente: “Me dice nuestra informadora  en el Ayto de Madrid q Gallardon va (a) Defensa”. Uno comprendería las amenazas de la mesa, consistentes en desacreditar stricto sensu al fotógrafo que viole la intimidad de los diputados o senadores, reproduciendo mensajes que no son de interés público. Un ejemplo: no valdría reclamar derecho a la intimidad para la conversación de un ministro con un empresario en el coche oficial del primero, aparcado en la gasolinera de Guitiriz, pongamos por caso.

El móvil  de Rubalcaba sí es de interés público, tanto por el continente como por el contenido, el hardware y el mensaje. El primero da fe de que el ya candidato a la secretaría general del PSOE no es un aspirante 2.0. El segundo deja constancia de dos asuntos igualmente interesantes: en primer lugar, que el PSOE tiene (o tenía el pasado día 20) una Mata Hari en el Consistorio madrileño. En segundo, que la espía socialista está al mismo nivel de incompetencia que la cúpula del partido para el que trabaja: “Gallardón a Defensa”, la víspera de que fuera nombrado ministro de Justicia.

No es la primera vez que esto pasa. Generalmente los mensajitos expresaban decepciones, como la del popular catalán Daniel Sirera a Katina Mejías: “este partido es una mierda”, o bien adhesiones inquebrantables, como aquel “sencillamente formidable Mariano!!” que le envió el remitente Alberto (no me pidan apellidos), o el “Bravo presidente!” con que jaleó Taguas a Zapatero al día siguiente de su costalada camino de Damasco.

La tarea de los fotógrafos no es censurable, salvo que hagan algo indebido, como tocar las notas que un parlamentario ha dejado sobre el escaño, pero prohibir, bajo pena de sanción, que se fotografíen dichas notas si no han sido convenientemente protegidas por sus dueños no parece razonable. ¿Debería impedirse la entrada en el hemiciclo de sordomudos, por su capacidad para leer el movimiento de los labios de sus señorías? ¿Incurrió la periodista catalana Mónica Terribas en una violación de la intimidad de Carme Chacón, entonces ministra de Vivienda, al descubrir para la cámara la chuleta que la ministra ocultaba escrita a bolígrafo en la palma de su mano?

El presidente del Congreso debería tener en cuenta que los fotógrafos son el ojo público, el halcón peregrino de los periodistas. No puede lamentar que no sean topos. Y la cuarta bienaventuranza era dar Posada, don Jesús, no “dar por saco al peregrino”.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El ojo público

  1. MariscalZhukov dijo:

    Grandísimo comentario. Gran verdad. Algunos listillos van a dar bastantes disgustos. Un poquitín de criterio y menos falsa camaradería monjil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s