Nota de prensa

Santiago González

En El informe Pelícano, uno de los fontaneros de la Casa Blanca le decía al presidente: «Señor presidente, tiene que hacer una declaración. Le recomiendo un suéter; a esta hora de la mañana la chaqueta y la corbata quedan poco naturales». A lo que el presidente respondía: «Estoy a punto de hacer una comunicación trascendente a la nación ¿y usted quiere que la haga en jersey?». Nuestro presidente del Gobierno debió hacerse una pregunta análoga: «Voy a anunciar un recorte de 10.000 millones en Sanidad y Educación, ¿y lo voy a hacer en una nota de prensa?» Debió pensar también que en el umbral de la campaña electoral que lo llevó a la Presidencia, dijo en Punto Radio: «Yo le voy ameter la tijera a todo, salvo a las pensiones públicas, (…) a la Sanidad y la Educación, donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos».
Romper una promesa tan categórica exige buenos motivos, que los hay, y explicar a la peña cómo está el patio, que los presupuestos aprobados 10 días antes se han quedado antiguos, etc. Hacía falta un discurso a la nación. Una comparecencia extraordinaria ante el Congreso o una entrevista más extraordinaria si cabe en lo de Ana Pastor, que en TVE no tiene el PP ni siquiera mayoría simple. Y en lugar de eso despachó el asunto con una nota protocolaria. «Reunión del presidente del Gobierno con su equipo económico», se titulaba genéricamente, con un ladillo pormenorizador: «Reunión con los ministros de Sanidad y Educación». La noticia era el qué, no el con quién, y eso venía en la última frase, como sin querer, de tapadillo: «El ahorro previsto superará los 10.000 millones de euros». Habría razones: España no es Grecia, pero si se fijan, Andalucía se parece mucho al Peloponeso. Estamos al borde del rescate y mi deber es hacer lo posible por evitarlo. Cuando digo ajustes en Educación quiero decir un recorte de tres puntos en el PIB por habitante dedicado al tema. Pretendo bajarlo del 27% al 24%, que es lo que dedica Finlandia a su sistema educativo, para alcanzar su mismo nivel de eficacia y eficiencia, y disputarle el primer puesto de los países de la OCDE en el próximo informe PISA. Y así.
Bueno, pues después del anuncio, la prima de riesgo rebasó ayer los 430 puntos,como en los últimos días de Zapatero, cumpliendo en cierto modo uno de sus pronósticos: ¡en algo hemos superado a Italia! Para tranquilizar a los mercados, había que recortar en voz más alta y con maneras más solemnes. Una comparecencia presidencial, ya digo, no la espantada de ayer ante la prensa, vía garaje del Senado. Cabe la posibilidad de que los inversores no se hayan enterado del nuevo y discreto ajuste. Aunque al PP no le guste el cine de Pakula, habrá algún democristiano en el entorno de Rajoy, alguien para recordarle el sabio consejo del evangelista Mateo: «No se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa».

About these ads

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nota de prensa

  1. guals dijo:

    No será que a D. Mariano se le ha manifestado el Síndrome de la Moncloa en forma de Síndrome de Asperger? Síntomas del mismo según la wikipedia:
    Dificultad para mantener el contacto ocular.
    Dificultades para la interacción social.
    Intereses restringidos a un único tema o a una muy reducida variedad de temas de permanencia variable.
    Inflexibilidad conductual.
    Atención especial a los detalles, o bien, a la visión general de una situación percibida.
    Perfeccionismo y metodismo excesivo.
    Obsesión con la auto-imagen.
    Interpretación literal del lenguaje.
    Dificultad en la toma de decisiones personales, o metodicidad casi obsesiva en la planificación.
    Interpretación muy disminuida o nula de los sentimientos y emociones ajenos y propios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s