Qué nota de prensa

La moral para los delitos fiscales es en este país túnica de mangas anchas, siempre que el justiciable tenga relación con el equipo local de fútbol. Al presunto se le aplaude, como a Messi, y si es condenado, como el presidente del Sevilla, Del Nido, con mayor motivo. Pero somos una sociedad muy garantista y el hecho de que Leo Messi –«esteee, fue mi papá que maneja la plata»– esté imputado por tres delitos de fraude fiscal, no implica que haya consentido en ser instrumento para el blanqueo de dinero del narcotráfico.
Lo que ha venido a embrollar el asunto y a dar cuartelillo a precipitadas conclusiones de algún colega ha sido la sorprendente nota de prensa con que la Guardia Civil negaba el mismo lunes que estuviera investigando al padre de Messi, como publicó ese día este diario.
Veamos: el mismo comunicado que daba «por finalizada la operación Firmamento» afirmaba al final del mismo texto que «la operación continúa abierta a la espera de nuevas diligencias», versiones rigurosamente incompatibles de un mismo hecho. La operación está cerrada o no, como el chucho del Rey que rabió: «El perro está rabioso o no está».
Una de las diligencias que falta es, precisamente, la toma de declaración al padre de Messi, actualmente en Argentina. Es trámite que se completará cuando vuelva y tendrá como objeto averiguar lo que Jorge Messi sabe de los hechos y su eventual relación con ellos: ¿sabía usted que la empresa organizadora de los partidos de su hijo y sus amigos blanqueaba dinero? Si no lo sabía, era inocente; si estaba al tanto y cobraba comisión, no.
Por otra parte, la nota de prensa del Instituto Armado dice que la empresa colombiana organizadora de la trama gestionaba también los partidos benéficos de Messi y sus amigos «desconociendo hasta la fecha si en estos partidos benéficos se hubiera podido blanquear dinero». Es evidente, por tanto, que «hasta la fecha» la investigación sigue abierta. Otro tanto ocurre con la declaración que la Guardia Civil afirma haber tomado «en calidad de testigos» a algunos jugadores (se refiere a Leo Messi, Mascherano, Pinto y Dani Alves), «descartándose por el momento su participación en el delito investigado». Ah, el rostro ambiguo de la Justicia: la presunción de inocencia es, al tiempo, presunción de culpabilidad, y ese descartar por el momento quiere también decir que no se descarta para más adelante si aparecen nuevos elementos.
Hasta el último minuto, incluyendo los descuentos, hay partido, y el propio juez de instrucción no sabe, no tiene por qué saber, si un compareciente llamado como testigo muda su condición a la de imputado tras su declaración, o cuando aparezcan indicios racionales.
Depende de lo que conteste y también de lo que vaya apareciendo; pero eso, en todo caso, es algo que decide el juez, no la Guardia Civil, que estará llevando la investigación con pulcritud y eficacia, démoslo por seguro, pero que desmerece mucho en el relato que hace de los hechos en su nota de prensa. ¡Hay que joderse!, ¡qué sintaxis! ¡Y qué sindéresis!

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.