A buenas horas

EL MUNDO – 02/09/15

A juzgar por el tono y el contenido de la intervención de Angela Merkel en su conferencia de prensa junto a Rajoy, cabe pensar que uno de los objetivos del viaje para éste era recabar apoyos europeos frente al secesionismo catalán. La canciller estuvo rotunda y clara: «Hay tratados europeos que nos obligan a todos y que garantizan la integridad y la soberanía de todos los países miembros». Y de ahí para adelante.

Repasemos. El viaje a Alemania había sido un éxito para Rajoy por el recibimiento de huésped VIP que le dispensó su anfitriona, por el trato dado a la visita en el periódico financiero más importante de Alemania y por el espaldarazo de Angela Merkel a su amigo en el más grave de los problemas políticos que tiene ante sí. El mismo día, la patronal catalana Fomento del Trabajo hacía pública su postura contra el secesionismo, más vale tarde. Por si éstos fueran dos problemas menores para Mas, la publicación por este diario ayer del documento del 3% ha obligado a su socio-opositor Junqueras a tomar distancias, no diré más.

¿A quién se le habrá ocurrido poner en marcha una estrategia como la presentada ayer por Hernando y Albiol de reforma de la Ley del Constitucional para ver de ajustarle las cuentas al presidente de la Generalidad, precisamente el mismo día?

Creo que es un doble error: de oportunidad y de concepto. No es en época doblemente electoral cuando proceden los cambios, aunque el PP tiene una cierta querencia. En pleno conflicto del Plan Ibarretxe quiso modificar el Código Penal para que incluyera cárcel para los autonómicos que convocaran referendos ilegales. Y lo hizo colgando la reforma de una Ley de Acompañamiento de Presupuestos.

¿Querían demostrar a los electores que son capaces de mostrarse enérgicos en defensa de la Constitución? Han creado una noticia que oscurece la soledad del rey Artur y atrae los focos para ellos.

A ver, no es que a uno le parezca mal que el comportamiento de Mas merezca reproche por parte de la Justicia, bien sea por su reiterado desacato de las leyes, su incumplimiento de las sentencias de los tribunales o por las mordidas de su partido a los empresarios.

La experiencia demuestra que no hay como la marcha para que el personal module. Sabino Arana envió un telegrama a Theodore Roosevelt para felicitarle por la independencia de Cuba. O sea, por su victoria sobre España, que no era por entonces un país cuyos gobernantes tuvieran convicciones antiimperialistas muy arraigadas. O sea que el libertador fue a parar a la cárcel de Larrínaga. Estuvo apenas seis meses, pero fueron mano de santo. En la cárcel diseñó el futuro que deseaba para su partido: la Liga de los Vascos Españolistas, con una extravagante aspiración: «La independencia de Euzkadi bajo la protección de Inglaterra será un hecho en día no lejano».

Pero con un tipo como Mas hay que tener cuidado, incluso ante esta eventualidad. A ver si sale hecho un Cambó, funda una Liga de los Catalanes Unionistas, y el remedio se nos hace más indeseable que la enfermedad.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.