Decepción

El Mundo. 9-9-15

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, había propuesto la creación de una red de ciudades refugio y el éxito del llamamiento ha sido notable. Ya son 55 los municipios que se han manifestado dispuestos a acoger a los refugiados que huyen de la guerra en Siria. La práctica totalidad de los alcaldes pertenecen al PSOE (la mayoría) o pertenecen al cambio, a la unidad popular, las mareas o Compromís. La alcaldesa pidió por carta al presidente que los fondos europeos sean para acoger a los refugiados y no para la «Europa Fortaleza», es decir, fronteras y Policía.

Ada Colau es una representante genuina del nuevo poder autonómico y municipal que ayer se reunió con la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Naturalmente, los autonómicos salieron decepcionados, según manifestó el consejero andaluz Emilio de Llera, resumiendo el parecer de las comunidades reacias. No sé si los consejeros han expresado con propiedad sus sentimientos. La decepción exige unas expectativas arruinadas por los hechos y no llega a imaginarse uno a ninguno de los consejeros reactivos (Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Baleares, País Vasco, Extremadura o Aragón) que esperase satisfacción al entrar a la reunión con la ministra Báñez.

La consejera de Trabajo y Bienestar de la Junta de Galicia defendió la actuación del Gobierno, prueba de que no hay ningún asunto en la política española que se escape a la reyerta partidista precursora de las elecciones generales. Ni siquiera la amenaza real de secesión que el nacionalismo catalán ha planteado para dentro de 18 días.

Mónica Oltra, de Compromís, manifestaba estar tan confusa a la salida de la reunión como al comienzo, lo cual puede deberse a una insuficiente capacidad explicativa de la ministra, a una paralela incapacidad cognitiva de Oltra o a una mezcla armoniosa de ambas causas.

¿Es lógico que Alemania, cuyo PIB es casi tres veces mayor que el de España y su índice de paro cinco veces menor, acoja sólo al doble de refugiados que nuestro país? Si trasponemos los criterios a España por provincias, no es lógico que los refugiados se distribuyan al margen de que la provincia con mayor paro (Cádiz, 42,06%) no puede recibir el mismo número que Guipúzcoa (13,74%). Ya tienen bastante los gaditanos con haber elegido a ‘Kichi’ como alcalde de la capital.

Que las autonomías quieran información es natural y el Gobierno debería dársela si dispusiera de ella. Sin embargo, tal vez sería prematuro fijar los cupos de refugiados de cada Comunidad cuando aún no se sabe con precisión el número que corresponderá a España ni otros datos que pactarán los ministros del Interior de la UE el próximo día 14. No estaría de más que las autonomías cuantificaran sus recursos para entonces. Y sin que sepamos aún en qué van a parar los primeros movimientos europeos para intervenir en Siria contra el Estado Islámico. Un niño sirio de 13 años se lo decía con extraordinaria madurez en la mirada a la cámara de Al Jazeera: «Si paran la guerra allí no querremos venir aquí», pero no sé si este niño parecerá algo facha a algunos de los nuestros.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.