Cerrar el grifo

El Mundo, 20-11-15

El adanismo es lo que tiene, que el mundo no existió hasta su llegada, nadie tuvo ideas antes que las suyas. Pablo Iglesias dijo ayer que fue a su partido a quien se le ocurrió la idea de cortar la financiación al Daesh y que ahora todos los demás les están dando la razón. Si este chico fuera de Bilbao habría entonado una célebre tonada popular: «Al Athletic como era vasco, todos le tenían asco. Ahora que es campeón todos le piden perdón».

A nadie se le había ocurrido que al terrorismo hay que cortarle las alas financieras, cerrarle el grifo, hasta que llegó este indocumentado a la vida política española. Tal vez debería saber que en 1989 se creó un organismo, el Gafi (Grupo de Acción Financiera Internacional), para combatir el blanqueo del dinero procedente del narcotráfico y el terrorismo. Cuatro años más tarde se creó en España el Sepblac (Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales). En 2008, la diputada Rosa Díez hizo una pregunta al Gobierno sobre la materia y el Ejecutivo respondió que entre 2004 y 2007 el Sepblac había desarrollado 296 investigaciones sobre la financiación de ETA. Esa banda a la que Pablo Iglesias atribuía en junio de 2013 el mérito de haberse dado cuenta antes que nadie de que la España constitucional era la continuación del franquismo.

El Sepblac hizo público un informe en 2014 en el que daba cuenta de que entre 2010 y 2012 fueron investigadas 73 personas por financiación del terrorismo. La Audiencia Nacional dictó 10 sentencias por financiación de ETA, de Al Qaeda, del terrorismo islamista argelino y del atentado contra la sinagoga de la isla tunecina de Djerba (abril de 2002).

Él está contra Arabia Saudí, que son suníes, mientras la República Islamista de Irán, que le patrocina su programa Fort Apache en Hispan TV, son chiíes. Es una guerra de religión en la que quien paga al gaitero pide la tonada. No le falta razón en ello. Arabia Saudí financia al Daesh. También lo hace Qatar, que al mismo tiempo patrocina al Barça. Tal vez no sepa que Irán, su patrocinador, también fue el pagano del atentado de Hezbolá contra la Amia (Asociación Mutua Israelita Argentina) en julio del 94, que dejó 85 muertos y 300 heridos. El fiscal Nisman, que lo investigó, fue asesinado en su casa hace unos meses.

Su número dos por Zaragoza tuvo un problema análogo cuando la ministra Chacón lo puso al frente de la Junta de Jefes de Estado Mayor. Él mandaba el operativo que dejó escapar a los piratas después de haber cobrado un rescate de cuatro millones de dólares. El general Rodríguez que, a la vejez viruelas, se ha convertido en la force de frappe de Pablo Iglesias, también era prejujem cuando en brillantes operaciones rescató al pesquero Playa de Bakio, también secuestrado por los piratas del Índico, y a los cooperantes españoles secuestrados por una célula de Al Qaeda en el Magreb, sin más esfuerzo bélico que pagar los rescates. Para cortarles el grifo, Iglesias y Rodríguez son Pepe Gotera y Otilio, la voz de la experiencia.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.