Caius Detritus Mas

EL MUNDO – 27/11/15

Nadie podría llevar al cine el esperpento catalán, esa españolada. Faltan las personas claves para materializar la historia. Azcona y Berlanga para armar la narración; Sazatornil y Mary Santpere encarnando a los protagonistas. Objetarán que el gran Saza era más alto que el pequeño Artur, pero así son las cosas en la ficción.

Cuando Albert Boadella armó Ubú, president, era evidente que el actor Ramón Fontseré era mucho más alto que Pujol, el bonsai al que encarnaba. La realidad siempre es más chaparra que el arte que la cuenta. Berlanga conseguía escenas corales con siete u ocho personajes en cuadro que se movían sin tropezarse unos con otros ni salirse del fotograma. Es algo que no acaban de conseguir los personajes de esta ópera bufa a pesar de sus tamaños recogidos.

La última propuesta de Mas para seducir a sus improbables socios de la CUP es una presidencia coral, asamblearia. Mas sería un hombre de paja, dicho sea sin ánimo de señalar, sostenido en la Presidencia por Raül Romeva, cabeza de lista de JpS; Oriol Junqueras, por ERC, y Neus Munté, por Convergència. A uno le parece que para redondear la oferta, el profesor Junqueras debería confiar la Presidencia de Esquerra a su cabeza de lista por Barcelona, Gabriel Rufián, un nombre de arcángel y un apellido que es pura justicia onomástica.

Es imposible saber si la CUP acabará siendo sensible a la permanente rebaja de sus presupuestos éticos y estéticos con que les está obsequiando un hombre que no ha dudado en ponerse en ridículo desde su segunda intentona de acceder a la Presidencia en 2006. Visitó la tumba de Guifré el Pilós para pedirle el voto y juró ante notario (tres para mayor seguridad: Joan Carles Ollé, Inma Domper y Lluís Jou) que jamás de los jamases pactaría con el PP, promesa que violó en cuanto se salió con la suya al tercer intento en 2010, firmando un pacto de legislatura con Alicia Sánchez-Camacho. Claro que como a él las legislaturas le duran tan poco debió de parecerle un pecado venial.

Los antisistema están divididos entre los que se muestran sensibles a las presiones de Convergència y sus juventudes, que han colgado al honorable en funciones cabeza abajo en un cartel, que parece escrito originariamente en castellano (Hasta nunca, Mas) y traducido al catalán después (Fins mai, Mas).

He aquí un hombre portentoso. Quería la ruptura de España y sólo ha roto Cataluña, la coalición CiU y los dos partidos que la formaban: CDC, que se ha disuelto para refundarse como Democràcia i Llibertat, y UDC, que ha sufrido una escisión por Demòcrates de Catalunya. Ya sólo le falta romper la CUP para convertirse en Caius Detritus, el personaje de Astérix en La Cizaña. Así se explicaría la metáfora de Homs y su horror a las hienas que amenazan con comerlos.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.