Soplar y sorber

EL MUNDO – 09/12/15

Andreu Mas-Colell pertenece a una clase de personas que, estando dotadas de talento natural que ellas mismas han cultivado con su propio esfuerzo y después de años de estudio, lo ponen al servicio de un zascandil, de un tipo que no serviría ni para descalzarlo. Son los equivalentes a los antiguos bufones, Pedro Solbes con Zapatero, Mas-Colell con Artur Mas Gavarró.

El consejero ha explicado que va a recurrir ante el Tribunal Supremo las condiciones especiales que se han fijado a Cataluña para acceder al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y que explicó el ministro Montoro anunciando su fraccionamiento y su pago contra la presentación de facturas. Ha advertido además de que el pago que tanto necesitan los proveedores puede demorarse por el recurso ante el Supremo. El consejero es partidario de soplar y sorber, recurrir y cobrar, al mismo tiempo que niega toda intención de acatar las sentencias del tribunal al que recurre.

Las cuentas de Cataluña se han complicado bastante y las previsiones señalan que su déficit alcanzará los 6.000 millones de euros en este 2015. Como es sabido, el Estado había fijado en 1.500 millones el techo del déficit para este año, lo que equivale al 0,7% del PIB. Es verdad que los incumplimientos son muchos, pero Cataluña se va a colocar en el 2,9%, a la cabeza de la Champions, seguida por Murcia, con el 2,7, Extremadura, con el 2,6 y Valencia con el 2,3. En el 0,7% sólo hay dos: el País Vasco y La Rioja.

Mas-Colell ha dicho que «La Generalitat sólo tiene un banco, que se llama FLA. Nunca es bueno tener sólo un banco, y si sólo tienes un banco, acaba abusando; y el FLA es un banco malo e ineficiente que abusa y que hace política». Ese es el asunto, que los bancos buenos y eficientes que no abusan no le prestan a la Generalidad, que la deuda autonómica fue rebajada hace un mes por la agencia Ficht a niveles de no inversión, lo que se entiende por bono basura. La agencia Standard & Poor’s había hecho lo propio un mes antes, en octubre. La agencia Ficht explicó la razón por la que retiró a la deuda catalana el suelo que el FLA supone para todas las Comunidades Autónomas: la declaración del Parlamento de Cataluña por la cual iniciaba el proceso de desconexión respecto a España hace hoy un mes colocaba el rating de Cataluña ante su verdadero perfil de crédito.

Mas-Colell dice cosas muy raras para ser un buen economista. Él sabe que hay más bancos buenos, eficientes, que no abusan y no hacen política. Entidades, en fin, que sólo se dedican a operaciones financieras. Bastaría con que su departamento anunciara la emisión de deuda catalana para que se la quitaran de las manos. El problema es que ninguno de esos bancos está dispuesto a comprarla. Tal vez ya es hora de relativizar el exceso de autoestima que llevó a Francesc Pujols a vaticinar: «Llegará un día en que los catalanes, por el simple hecho de serlo, iremos por el mundo y lo tendremos todo pagado». Y si lo llegan a tener todo pagado, cómo no van a tener colocada su deuda.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.