Otegi: ¿un hombre de paz?

El Mundo, 28-2-16

Otegi va a salir del mako el 1 de marzo, 37 años después del 1 de marzo en que él y sus compañeros de comando devolvieron la libertad al directivo de Michelin Luis Abaitua Palacios, al que habían secuestrado 10 días antes, como cuenta hoy Leyre Iglesias en un gran reportaje. El secuestro se produjo durante la campaña para las elecciones que dieron paso a la primera legislatura de nuestra democracia. Los comicios se celebraron el mismo 1 de marzo en que sus secuestradores lo soltaron.

Arnaldo Otegi era el 14 de noviembre del año 2004 portavoz de la Batasuna ilegalizada por el Tribunal Supremo 20 meses antes. Aquel día, se subió al escenario del velódromo Anoeta y dijo: «Hoy, un portavoz ilegal de una organización ilegal, celebra un acto ilegal».

Era una confesión exacta, pero sirvió de arranque al proceso de paz de Zapatero. El presidente del Gobierno recogió el guante dos meses más tarde en un mítin de partido en San Sebastián, en el que respondió que él estaba dispuesto a hacer muchos esfuerzos por la paz, el primero, ver en el halcón formas de paloma: «Otegi ha hecho un discurso por la paz», dijo en abril de 2006. Diez años después, otro intelectual alternativo, Joan Tardá, sostiene que es un hombre de paz tras su visita a la cárcel de Logroño.

Mientras él ha cumplido condena por tratar de refundar el partido proscrito, Batasuna se ha transformado en Sortu, partido que le ha guardado la Secretaría General, y al que el Constitucional encuentra radicalmente diferente al ilegalizado por el Supremo, aunque el Alto Tribunal no comprendía esta razón.

El PNV se teme que el ex preso de Elgoibar pueda arrollar el frágil carisma de Urkullu, sobre todo si pacta con la fuerza emergente de Podemos, que ha purgado en Euskadi a su dirigente más antibatasuno. Otegi se dispone a dar la batalla política en el terreno social, relegando a un segundo término la cuestión identitaria.

Vaya novedad. Otegi secuestró a Luis Abaitua cuando Michelin atravesaba un conflicto laboral importante y no lo soltó hasta que la empresa se comprometió a negociar un nuevo convenio con los trabajadores. Durante el proceso que desarrollaron el hombre de paz, Zapatero y su emisario Eguiguren, Arnaldo explicaba a todo el mundo, por ejemplo a un admirado Círculo de Empresarios Vascos, sus orígenes socialistas: uno de sus abuelos era del PSOE.

Nunca fue hombre de paz: cuando la banda en que militaba, ETA P-M, se disolvió en 1984 tras la negociación de Euskadiko Ezkerra con el ministro Rosón, él se pasó a ETA (m). Cuando ETA asesinó al portavoz socialista en el Parlamento vasco, Fernando Buesa, hace 16 años, él fue incapaz de dirigir a sus colegas del PSE una palabra de reprobación por el crimen o de sentimiento solidario. Tres meses después, cuando ETA asesinó a José Luis López de Lacalle, él justificó el crimen en términos políticos.

Poco antes de ser detenido, un magazine vespertino de ETB le nombraba el hombre más sexy de Euskadi por votación de las espectadoras. Eros y Tanatos son deidades que caminan juntas en el alma de las vascas. Y de los vascos, naturalmente.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.