>

Insuficiencia moral

Santiago González

A falta de hallar el cadáver de la infortunada Marta del Castillo, no podremos saber si los detenidos van a ser acusados de participar en un homicidio o en un asesinato. La autopsia podría determinar si aún vivía cuando la arrojaron al río o cualquier otra circunstancia que pudiera cambiar la calificación de homicidio por la de asesinato.

No parece muy probable que éste sea un caso de ‘violencia de género’. Los medios de comunicación hemos contado que Marta del Castillo y su presunto homicida/asesino fueron novios. Eso tuvo lugar durante dos meses hace ya dos años. ¿Se puede emplear con rigor la palabra ‘novios’? Dos meses de relación entre dos adolescentes de 18 y 15 años, ¿son algo más que ‘haber salido con alguien’ dos años después? El término ‘novios’ galopa hoy hacia el desuso. Parejas de personas adultas que llevan más de un año de relación estrecha y monógama, recurre a múltiples sinónimos para evitarlo y no digamos entre los jóvenes.

Menos sentido aún tiene el concepto acuñado en los ámbitos del feminismo oficial, el de ‘terrorismo de género’. El terrorista vierte lo que Juan Aranzadi llamó hace ya bastantes años ‘sangre simbólica’. No individualiza a sus víctimas, porque éstas son sólo el pretexto de su mensaje, el envoltorio de la reivindicación. Los tipos que matan a sus parejas, novios, maridos o amantes, categorías que se refunden en el genérico e impreciso ‘compañero sentimental’ de las crónicas de sucesos, no quieren matar a las mujeres en general; se conforma con la suya propia, tomando el posesivo en un sentido literal. Es lo que le distingue del terrorista o del psicópata.

El acto no lleva mensaje, carece de sentido y se agota en sí mismo. En general, una vez satisfecha su sed de venganza, tiende a suicidarse o se entrega a la Policía.

Por eso los crímenes pasionales o domésticos o de pareja no suelen llevar aparejadas las circunstancias modificativas de alevosía, precio o ensañamiento, entendido según el DRAE y el Código Penal, como el aumento deliberado e inhumano del dolor de la víctima.

Otro de sus rasgos característicos es que el terrorismo tiene una cuota de simpatizantes entre las muchedumbres, un porcentaje de gente con miedo y una parte que mira obstinadamente hacia fuera del lugar en el que se está representando el drama. Los psicópatas o quienes matan a sus mujeres, no tienen simpatizantes.

¿Cómo clasificar ese concierto de voluntades para deshacerse del cadáver? Esa fratría que lleva al presunto a recabar la ayuda de un hermanastro y dos colegas para deshacerse de la víctima y a estos a prestársela sin dudarlo, sólo encaja bajo la definición de ‘idiotas morales’, acuñada por Norbert Bilbany. Y el relato que el periodismo está haciendo de los hechos. El domingo, una cadena entrevistó a la actual ‘novia’ del detenido, la mitad inferior de un rostro infantil llenando la pantalla: una nariz infantil, labios de niña y un mentón de niña. Catorce años de niña haciendo bolos por las televisiones para contar su consternación y su desgracia. Pensé que los únicos idiotas morales no eran el homicida y su cuadrilla.

Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s