>

El tambor de Sastre

Santiago González

Alfonso Sastre es, amén de dramaturgo, escribidor de periódicos. En 1980 escribió en El País un largo artículo seriado, “Ni humanismo ni terror”, en cuyo título quedaba definido un campo moral entre los extremos rechados para la virtuosa violencia revolucionaria. La serie provocó respuesta de intelectuales como Francisco Ayala y José Ramón Recalde. El problema metodológico de Sastre, venía a escribir Recalde, es que una vez aceptadas las afirmaciones que propone como verdades axiomáticas, “las consecuencias son inevitables”.
Tenía más razón de lo que suponía. Las consecuencias iban más allá de las conclusiones que el propio Sastre extraía en sus artículos. En 1987 escribió una requisitoria contra el periodista Luis del Olmo, contra el que, años más tarde, el monopolio de la violencia revolucionaria en Euskadi atentó hasta en siete ocasiones. La misma ETA atentó el 14 de septiembre de 2000 contra Recalde, que pudo salvar la vida con un tiro en la mandíbula.
Ayer publicó otro artículo en ‘Gara’. El asesinato de Puelles, las imágenes del coche ardiendo con su cuerpo dentro, abriendo los informativos de TV eran tratadas como una metáfora del ‘conflicto’. El resto se apoyaba en la siguiente frase, extraída de El Correo: «Iturgaiz cree que Iniciativa ha dejado con el culo al aire al Constitucional y pide fumigar a los acólitos de la banda». Ha dicho ‘fumigar’ y Sastre interpreta literalmente que añora las cámaras de gas de los campos nazis. En buena lógica, tendría que haber dedicado un par de párrafos a negar que él o alguien de su lista hayan bajado los gayumbos o las bragas a los miembros y miembras del Tribunal Constitucional.
No se podrá saber si los atentados contra Recalde y Del Olmo guardan relación con sus artículos, ni si ETA habrá tomado alguna decisión sobre Iturgaiz desde ayer mismo. Es probable que no. La única característica que comparten los tres citados es pertenecer a la sociedad que no se calla ante los amigos de Sastre y esa es causa suficiente para figurar en sus listas. La función de sus escritos es, en todo caso, producir el ruido desagradable de los tambores destensados que acompañaban al reo hasta el cadalso –cajas destempladas-en algunas ejecuciones.
Familiares de Puelles y autoridades se congregaron el sábado en Arrigorriaga, bajo la mancha rectangular que en el encalado de la pared ha dejado una placa en la que decía ‘Argala Enparantza’. Todavía figura con ese nombre en la web del Consistorio y en el Callejero municipal.
Argala era amigo de Sastre y de su esposa, Eva Forest. Ella le había buscado cobijo en 1973, cuando el comando Txikia preparaba el asesinato de Carrero Blanco. Forest fue la publicista del magnicidio con el seudónimo de Julen Aguirre. Su casa volvió a ser base logística de ETA para el atentado que el viernes, 13 de septiembre de 1974 costó la vida a 12 personas en la cafetería Rolando, una docena de metáforas de golpe. Para completar el retrato del matrimonio Sastre-Forest hay que leer dos libros de la feminista Lidia Falcón, testigo privilegiada de aquella lamentable historia: ‘Es largo esperar callado’ y ‘Viernes y 13 en la calle del Correo’.
Anuncios

Acerca de Santiago González

Periodista. Columnista de El Mundo. Ha publicado "Un mosaico vasco" (2001), "Palabra de vasco. La parla imprecisa del soberanismo" (2004), "Lágrimas socialdemócratas. El desparrame sentimental del zapaterismo" (2011) y "Artículos 1993 - 2008" (2012). Premio de Periodismo El Correo 2003.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s